“Sin fe, se puede perder una batalla que ya parecía ganada”